Actualidad, General

¿Qué es la transformación digital?

El concepto de digitalización en términos generales se define de una forma muy resumida como “la conversión de una señal analógica a digital”. Si este concepto los extrapolamos a la vida diaria de la empresa, podríamos decir que es convertir los procesos manuales que envuelven a la empresa, en mecanismos automatizados que hacen usos de diferentes tecnologías. De manera que la información queda digitalizada y se generan como consecuencia nuevos modelos de negocio que mejoren la experiencia del usuario final.

Hoy en día, este proceso se conoce en el mundo de las empresas, como Transformación digital, pero… ¿Qué entendemos por transformación digital? ¿Por qué es tan importante hoy en día? ¿En qué punto nos encontramos? ¿Cuáles son los problemas para su implantación?.

¿Qué entendemos por Transformación Digital?

La transformación digital consiste en las nuevas oportunidades de estrategias de negocio que surgen gracias a la aparición de las tecnologías. Este cambio no es sólo tecnológico, sino que lleva consigo nuevas aptitudes y actitudes en las personas físicas que forman las empresas. No se trata de centrarnos en la tecnología (Big Data, Cloud, Internet de las cosas IoT, movilidad, Social Business) sino en utilizarla para lograr los objetivos marcados.

¿Por qué es tan importante hoy en día?

Es un hecho innegable que tanto empresas, trabajadores y consumidores han cambiado sus comportamientos.  El consumidor posee cada vez más información, poder de decisión y canales de información de los que, hasta hace poco, sólo los disponían las marcas. El cliente busca estar cada vez más conectado, interactuar más y confiar en la marca que le proporcione fidelidad. Para ello, trabajadores y empresa cambian tecnológica y culturalmente para adaptarse a las nuevas demandas.

Nuestra forma de percibir la información ya no es la misma, así como los canales de comunicación a través de las cuales nos llega. Cómo usuarios nos hemos vuelto más exigentes, pero sobre todo, nos hemos hecho mucho más dinámicos.

Este cambio de mentalidad y dinamismo, influenciado directamente por la evolución de las tecnologías, hace que las empresas deban modificar sus organizaciones, sus procesos, su imagen digital y la forma en la que llegar a sus clientes. No es sólo un cambio interno en cuanto a procesos, sino también un cambio en la imagen corporativa y la cultura de la empresa.

La organización vive en un mundo digital, global e hiperconectado que se caracteriza por un cambio a nivel social y tecnológico donde influye la irrupción continua de nuevos actores en los mercados, la movilidad deslocalizada y la conectividad continua.

¿En qué punto nos encontramos en España?

La tecnología está lista para aprovechar ese filón, pero las empresas aún parecen dubitativas. A pesar de que entre un 80% y un 90% reconocen la importancia del cambio digital, solo un 38% de las compañías atesora una estrategia digital formalizada. El 26% ni siquiera dispone de un responsable para esa área.

Por dar algunos datos, según “España 4.0. El reto de la transformación de la economía digital” informe patrocinado por Siemens y elaborado por la consultora Roland Berger, todas las empresas españolas aseguran que tienen acceso a internet y tres cuartas partes cuenta con su propia web, pero solo una minoría utiliza procesos digitales avanzados. Apenas un 35% dispone de un ERP (sistemas de planificación de recursos empresariales), porcentaje que baja hasta el 27% en el caso de los CRM (gestión de relación con clientes), y sólo un 13% comparte información con su cadena logística. Las lagunas en la gestión digitalizada se agrandan en el caso de las pymes. Solo un 16% aprovecha las posibilidades del comercio electrónico (35% en las grandes) y un 23% compra también online.

¿Cuáles son los problemas para su implantación?

Desde el punto de vista de Codexu, el principal problema para poder implantar la transformación digital, radica en la educación y la formación. Si queremos tener empresas 4.0 con sistema tecnológicos avanzados, productos digitales de vanguardia y modelos de negocio novedosos, ¿por qué seguimos en un sistema educativo 1.0? Es imposible querer avanzar sin modificar la base.

Muchos son los talentos que huyen de España por la falta oportunidades, talentos que desarrollan y mejoran empresas extranjeras porque en España no encuentran su lugar. El sistema educativo existente en España está totalmente obsoleto y muestra de ello, es el nivel de la empresa española.

Hoy por hoy, ya no se puede enseñar una metodología en la que el contenido se le impone al alumno, éste hace unos deberes, y luego a la siguiente hora, se da otra materia totalmente diferente que en nada se parece a la anterior. El sistema educativo no organiza el contenido, y en muchos casos no contempla materias en las que integre de forma normalizada la tecnología que demanda el mundo empresarial. Las clases tienen que ser mucho más interactivas y dinámicas, tenemos que enseñar de una manera mucho más innovadora.

España necesita un pacto de Estado en esta materia. Tenemos que crear más vocación por las matemáticas y la ingeniería, acercar la Universidad a la empresa, reciclar la formación profesional y, sobre todo, enseñar a emprender

 Esta España 4.0 de la que hablamos, necesita también una Educación 4.0, que es una educación muy buena a nivel teórico, pero que está muy unida a la formación práctica, con una formación dual, junto a las empresas, donde los universitarios deben realizar periodos de prácticas. Toca cambiar el chip desde la raíz: «Hay que implantar la formación digital, tanto de software como de hardware, desde la educación infantil. También lo será que logremos crear mentes que sean capaces de entender, de convencer y trabajar de forma colaborativa».

En conclusión, la Transformación digital es un fenómeno actual que no ha hecho más que empezar, es el presente y el futuro de las empresas. Sin embargo, no se trata de emplear tecnología avanzada, sino de conseguir cambiar nuestra forma de pensar y actuar para usar las tecnologías como una herramienta y no como un fin. Si las empresas invirtieran más en I+D y contrataran personas formadas y con ganas, el panorama en España sería bien diferente. Sin embargo, si no somos capaces de cambiar el sistema educativo,  seguiremos en la misma rueda y cada vez más serán las empresas que se pierdan en un mundo cada vez más globalizados.

Author


Avatar